BIENVENIDO EL OTOÑO

BIENVENIDO OTOÑO

PREPAREMOS NUESTRA PIEL PARA EL CAMBIO DE ESTACIÓN.

Tras el verano, cuando el bronceado nos dice adiós, salen a la luz los estragos que el sol ha dejado en nuestra piel. Es hora de analizar cuáles son nuestras necesidades y ponernos mano a la obra para reparar los daños y preparar nuestra piel para afrontar los cambios de la nueva estación.

 

Manchas, deshidratación, envejecimiento, aparición de granitos… suelen ser los problemas más comunes asociados a la época post verano. Si sufres en tu piel alguno de estos problemas, tranquila, no entres en pánico, estás a tiempo de tomar medidas para que tu piel esté en las mejores condiciones posibles al llegar el frío.

Ponte en manos de la profesional                                                                                                                       

La mejor manera de saber cuál es la solución perfecta para tu piel es que te pongas en manos de una buena profesional. El otoño es un buen momento para realizar tratamientos faciales y corporales en el salón de belleza para una puesta a punto mucho más rápida.

La mayoría de las profesionales de la belleza aconsejan hacerse una higiene facial profunda antes de la llegada del frío. La humedad y el calor suelen dejar nuestra piel llena de impurezas que debemos retirar lo antes posible. Una vez tengas limpia tu piel, ya puedes centrarte en cubrir el resto de necesidades.

 

Si tu problema es la deshidratación tu esteticista de confianza te recomendará una cura de hidratación profunda para recuperar los niveles correctos de agua en tu piel.

En cambio, si lo que te preocupa son las manchitas, este el momento ideal para que tomes medidas; si tu pigmentación es reciente resultará mucho más fácil aclararla. Al tratarse de manchas nuevas son menos profundas y responden mejor a los tratamientos cosméticos. De todas maneras, en el caso de la pigmentación, nuestra recomendación es que consultes con el dermatólogo para asegurarte de que no existe ningún problema que vaya más allá de la pura estética.

En casa: exfoliación e hidratación

Las claves para la puesta a punto de tu piel son la exfoliación y la hidratación. Estas dos premisas básicas mantendrán tu piel en condiciones óptimas. Uno de los efectos que tiene el sol es el engrosamiento de la capa más externa de la piel con lo que el otoño es la época de la exfoliación por excelencia. Además, al estar libre de células muertas y con un nivel óptimo de hidratación, tu piel es mucho más permeable a los tratamientos extras que le apliques.

Pequeños detalles que aportan grandes cambios

A veces, cambios en las pequeñas rutinas aportan grandes beneficios a tu piel. En este caso, baja la temperatura de la ducha diaria y mantén la humedad de tu casa cuando empieces a encender la calefacción. El agua muy caliente destruye el manto protector de nuestra piel con lo que se resecará mucho más. Si a esto le añades el efecto de deshidratación de la calefacción, entenderás mucho mejor algunos de los cambios que se producen en tu piel con el cambio de estación.

Complementa tu rutina facial

¿Has pensado en la posibilidad de hacer tu tratamiento diario más completo? Es el momento ideal para introducir un sérum que complemente tu rutina facial. Este simple gesto le dará un plus a tu tratamiento que transformará tu piel en pocos días. Escoge fórmulas hidratantes, regeneradoras o anti manchas que borren los estragos del verano.

Volver
 
 
 
Desarrollado por Corem Web