TRATAMIENTO FACIAL CON GUASHA

El Gua Sha facial como método de embellecimiento difiere del método tradicional en la intensidad de su aplicación, puesto que la piel de la cara es más sensible y fina. El Gua Sha facial es más relajante y mucho más suave, por lo que no produce marcas ni petequia.

 

Ayuda a relajar la tensión muscular del rostro, promueve la circulación y el movimiento de fluidos, favorece la oxigenación, los nutrientes son llevados a los tejidos y los desechos metabólicos son expulsados.

 

El tratamiento facial con gua sha tiene muchos beneficios, siendo el más visible un incremento de la circulación sanguínea, reduciendo las arrugas y las “bolsas” u ojeras en los párpados, e incluso tiene un efecto de “lifting” facial.

 

Al hacer una sola vez Gua Sha se puede apreciar este efecto y el de relajación de las durezas faciales. Sin embargo, se necesitan más sesiones de tratamiento para apreciar cambios en las arrugas y ojeras.

 

El Gua Sha facial no solamente ayuda a que la receptora se sienta más hermosa y radiante, sino también reduce pigmentaciones, ayuda a prevenir dolores de cabeza, derrames cerebrales e hipertensión.

 

¿Como es una sesión?

 

La persona recibe un masaje con gua sha por todo el rostro siguiendo una serie de líneas básicas, y haciendo especial hincapié en aquellas zonas en las que es habitual la aparición de arrugas de expresión o en las bolsas de los ojos. Para ello se aplica primeramente algún aceite o crema que ayude no solo al deslizamiento de la gua sha sino que también potencie el efecto estético pretendido.

Las sesiones son de unos 30 minutos aproximadamente.

 

 

Volver
 
 
 
Desarrollado por Corem Web