TRATAMIENTO GEOTERMAL

Esta técnica se inspira en las disciplinas orientales, estimulándose los meridianos que corresponden a los órganos, como a los centros de energía vital que están situados a lo largo de la columna vertebral.

Antiguamente, los indios americanos y la cultura oriental utilizaban las piedras calientes para realizar masajes como tratamiento y alivio de dolencias y para restablecer el flujo de la energía en el cuerpo.

Actualmente la terapia geotermal es una de las más usadas en los SPA del mundo, pero este masaje es algo más que un tratamiento de belleza, ya que sus beneficios son importantes para la salud desde la primera sesión.

Los masajistas que practican esta técnica también recibirán beneficios ya que al ser un masaje intuitivo desarrolla un camino de autoconocimiento y mayor espiritualidad.

El uso de la Aromaterapia es importante, usar aceites esenciales en el ambiente en hornillos o aromatizadores, como así también en el aceite vehicular, equilibra por medio del olfato el Sistema Nervioso Central y estimula los centros corticales y cerebrales induciendo a la sensación de placer y relajación.

La Musicoterapia también resulta de gran utilidad en este tipo de masaje. El uso de la música adecuada en cada sesión ayuda a crear un clima propicio para la serenidad y mayor conexión con los sentidos.
Beneficios:

El beneficio más profundo y duradero se logra con las piedras más oscuras, de origen volcánico, que calentadas a una temperatura de 50 grados, aproximadamente se apoyan y deslizan sobre la piel, intensificando su acción en las zonas doloridas. La persona que recibe el masaje experimenta la sensación del “dolor placentero”, el calor que desprenden las piedras contribuye a relajar los músculos y activando la sudoración se eliminan toxinas del cuerpo.

Las piedras frías (blancas) se utilizan básicamente para reequilibrar la temperatura del cuerpo ejerciendo una acción energizante. También son descongestivas , sobre todo aplicadas en el rostro y en las zonas de inflamación.

Piedras calientes y frías, negras y claras se alternan para masajear. Las calientes relajan y las frías tonifican.

Actúan en dos niveles:
En la forma estática, ejercen presiones en puntos de contracturas musculares, en la forma dinámica disuelven tensiones.

Las calientes incrementan el riego sanguíneo y las frías originan la vasoconstricción actuando sobre los procesos de inflamación. Concentrarse sobre los centros de energía (chakras) ayuda a restablecer el flujo energético del cuerpo. Las maniobras de “apertura” y “cierre” armonizan cada uno de estos centros.

Este tipo de masaje combate la fatiga mental y física, disminuye el stress ya que se logra una relajación total del cuerpo y serena la mente, suaviza las tensiones musculares y en otros casos las disuelve, actúa de manera profunda en el incremento de la circulación y las funciones metabólicas estableciéndose un retorno de sangre y linfa ya que este sistema (circulatorio) es sensible al calor.

Volver
 
 
 
Desarrollado por Corem Web